">

0

¿Para qué?

Decidimos poner en marcha este proyecto, por varias razones que hicieron que el videoclip tradicional se haya convertido en un formato poco apetecible.

Desde hace años descubrimos que las fronteras entre videoarte y videoclip eran mucho menos definidas de lo que en principio parecía. De hecho en 1999 con Dualidad, un vídeo para Prozack, obtuvimos varios premios de vieocreación, mientras que el vídeo fue producido bajo las premisas de un videoclip convencional, eso sí, encargado por una discográfica independiente como era Elefant Records.

Esto nos animó a seguir trabajando en el campo del videoclip y la videocreación, tratándolos siempre como algo inseparable, aunque en muchos casos el videoclip no nos permitiese salirnos de unos estándares preconcebidos.

La llegada de internet a la música y el consiguiente descalabro de las discográficas hizo que los presupuestos y condiciones de trabajo en nuestro país cayesen en picado, hasta llegar a un punto en la actualidad, en el que pocos artistas tienen presupuestos razonables para producir sus vídeos, y en el que las expectativas y exigencias a la hora de trabajar con presupuestos ridículos se hicieron inasumibles.

En este punto, ya hace años que comenzamos a trabajar con músicas de encargo, para producir piezas de vídeo que experimentaban la hibridación entre formatos como la videodanza, el trailer de películas, la creación de vídeo en tiempo real y el videoclip, y fruto de esto surgieron trabajos como Estiven en Galicia e lembreime de ti, y A25 horas do crack, A Millonaria.

Otra cuestión que nos llevó a buscar nuevos formatos y formas de trabajo, fue que en el mundo del videoclip, el director no es el “dueño” del vídeo. El videoclip pertenece a la discográfica, y legalmente  no tienes derecho a programarlo ni difundirlo sin su permiso, y tampoco participas de ninguno de los beneficios que este genere, ni tan siquiera en concepto de derechos de autor, ya que la SGAE no considera por defecto al director de un videoclip autor del mismo.

Ante un panorama en el que apenas se cobra (cuando se cobra) por hacer un videoclip, no tienes libertad creativa, no se te considera autor del mismo, y no tienes control sobre la vida del vídeo… ¿tiene sentido seguir haciéndolos?
 Creemos que no, y que es necesario buscar nuevos caminos y plataformas de creación, para una forma de trabajar que siempre nos ha emocionado, y en la que creemos: poner imágenes a la música.

Comments are closed.

Dentro del tema:

06/ago Convocatoria Square Religion 0

27/abr Coda seleccionado en Curtocircuito y Nontzeberri 0

26/dic Uncertainty // Iconoscopio #10 2

19/jul Fotos de rodaje de Sonrisas y lágrimas 0

24/jun Miniconcierto de The big head troubled boy 0

04/jun Coda // Iconoscopio #9 0

03/jun Presentación del Iconoscopio #9 CODA en Terrassa 0

30/mar Sonrisas y lágrimas // Iconoscopio #8 0

27/ene Canciones seleccionadas convocatoria Terrassa 1

07/ene Zaga : 2minutos 2

03/ene Ampliación plazo Terrassa Interferències’10 0

31/dic Logical Disorder : Störungen 1

27/dic Ganador 1ª convocatoria Iconoscópica A Coruña 0

17/dic Voadora : Bailar en bolas + Periferia de tu amor 0

14/dic (Su nombre aquí) : you´ll see sun soon 0